Una mirada a la experiencia vivida por mujeres que han roto una relación de pareja violenta

 

Juana-Dolores Santana-Hernández, Rosaura González-Méndez. Universidad de la Laguna. España

 

“La actuación profesional en el ámbito de la violencia familiar y de género requiere de diagnósticos basados en las distintas variables que configuran la complejidad del fenómeno. Además, una buena práctica requiere una escucha activa sobre lo que las mujeres relatan acerca de su experiencia vital. En este artículo presentamos los resultados de un estudio que describe las experiencias vividas por un grupo de mujeres, antes y después de abandonar una relación violenta. Nuestro objetivo era conocer el proceso seguido por estas mujeres víctimas de violencia de pareja, antes y después de romper dicha relación. Cómo percibían el riesgo a lo largo de todo el proceso, así como los obstáculos y el apoyo social recibido. Participaron quince mujeres que habían sufrido violencia a manos de parejas. Los instrumentos consistieron en una entrevista semi-estructurada, una escala para medir el tipo y gravedad de la violencia sufrida y un cuestionario para recoger datos sociodemográficos. La selección de las participantes se realizó a través de diversos servicios de protección social comunitarios y especializados para la atención a mujeres víctimas de violencia familiar y de género. Los resultados se estructuran en dos apartados generales: el período de convivencia con el agresor y la situación tras la ruptura de la relación. Entre las conclusiones relevantes para la intervención social con las mujeres que han sufrido violencia de pareja, destaca, entre otros, la importancia de la percepción del riesgo, las dificultades y estrategias de afrontamiento, el apoyo social disponible, así como la autonomía económica”

 

Descargar PDF completo aquí

LAS TRABAJADORAS SOCIALES DEL SIGLO XXI: SU PERFIL ACTUAL

Un estudio de Alba Torices Blanco. Diplomada en Trabajo Social, Premio Nacional de Investigación “Ana Díaz Perdiguero” 2010-2011

“El estudio se propone contribuir al conocimiento de la realidad profesional de los Trabajadores Sociales y Asistentes Sociales de España a nivel nacional. Se centra en la elaboración de un diagnóstico de los Diplomados en Trabajo Social y Asistentes Sociales atendiendo a dos objetivos específicos: Caracterizar el perfil socio-profesional, en sus dimensiones sociodemográfica, formativa y laboral y Conocer las necesidades y dificultades percibidas por las trabajadoras sociales en relación a la formación, la inserción laboral”

Articulo completo aquí

La muerte silenciada. Suicidio, el último tabú

De rabiosa, por publicitada, actualidad os dejo este interesante documental

“El documental recoge testimonios y  una nueva corriente de opinión, dirigida por médicos y expertos, que aboga por darle voz al suicidio para combatir sus causas. Invita a hacer una profunda inmersión en el desgarrador mundo del suicidio y da voz a víctimas, familiares y especialistas, que narran en primera persona sus experiencias. Todos ellos coinciden en la necesidad urgente de  instalar el suicidio en el debate público

 

Alrededor de tres mil quinientas personas se quitan la vida cada año en España. Todos, familiares, instituciones y medios de comunicación, silencian esta terrible cifra, por miedo al efecto imitación. Sin embargo, el suicidio es real, existe, pero no está presente en la sociedad, a pesar de que ya sea la primera causa de muerte violenta en España. Años de estigmatización han hecho de él un tema tabú, interiorizado y sufrido por quienes les tocaba de lleno y sobre el que nunca se invirtió ni tiempo, ni dinero para su prevención.

 

Hoy, movidos por las personas que se esconden detrás de tan alarmantes estadísticas, una corriente de opinión, dirigida por psicólogos, psiquiatras y otros especialistas, aboga por hablar del suicidio abiertamente e implicar a la sociedad. El fin último es reconocerlo como una enfermedad más y destinar recursos a su prevención y rehabilitación.

 

Sobre estos principios, varios centros sanitarios han puesto en marcha programas de prevención y seguimiento a estos pacientes, con logros de hasta un treinta por ciento de descenso en las recaídas de reintento de suicidio”

 

Pincha aquí para ver el documental

Nos vemos en un mes.

Durante el mes de Enero, por motivos personales,será mínima la actividad en twitter, esta pagina y la pagina de Facebook. Es probable que las ofertas de empleo se sigan publicando, pero no os lo puedo garantizar.

Si necesitáis algo, estamos en contacto a través de tstwitter@hotmail.es

¡Nos vemos!

Una marea evaporada

Hola! Soy Jaime, trabajador social desde hace casi 3 años y antropólogo desde hace unos meses. Sevillano. Como la mayoría de jóvenes entre 16 y 30 años, en paro.

Creo que se me ofreció esta colaboración después de haber compartido, con las personas que administran la web, experiencias y ratos de crítica sobre temas de nuestra profesión que a veces parecen…¿cómo llamarlos sin que suene mal? ¿Poco éticos?

Una marea evaporada

El tema con el que quería comenzar esta semana es, ¿tenemos las trabajadoras sociales conciencia de grupo? (Por cierto, aclaro que utilizaré el femenino como “género neutro” para no recargar el texto de determinantes.). A lo que iba, en estos tiempos convulsos en los que, como mi profesor y catedrático en trabajo social José Luís Malagón llamaba “el estado de Regularestar”, ha sido diezmado y varias plataformas han surgido en defensa de todos los servicios sociales en sentido amplio, es donde podríamos vislumbrar nuestro “sentimiento de profesión”.
¿Has estado en las últimas manifestaciones contra los recortes? Seguro que sí; además nuestro código deontológico nos induce a luchar contra las injusticias. Marea verde por la educación pública, cientos y cientos de personas; mareas blanca y roja por la sanidad, miles de personas y días de huelga en hospitales; marea naranja por los servicios sociales…Ay, ¿dónde están las profesionales de servicios sociales? Si acaso, más que una marea, parecemos un charquito. Pero ojo, un charquito de agua limpia eh, que no hablo en tono despectivo. Parece que nuestra corriente o nuestro oleaje se han ido evaporando con el tiempo, y esas nubes formadas por gotitas naranjas han descargado en otros mares.
Una trabajadora social que trabaja en sanidad, se siente personal sanitario, e incluso a veces la verás con una bata blanca (por lo menos el antiguo código deontológico decía que no debíamos diferenciarnos de los usuarios con distintivos). Lo mismo que una educadora social se siente identificada con el personal de su instituto porque es una profesión “entre dos aguas”.
Entonces…¿dónde está el problema para que no marchemos unidas? Yo sigo dándole vueltas al tema para ver si encuentro alguna lógica (interna o externa) y sólo se me ocurre alguna hipótesis no comprobada: nos dividimos en exceso por sectores y no les encontramos conexión entre sí. Me explico: una trabajadora social de la ley de autonomía personal (no me gusta nada llamarla “ley de dependencia”) tiene poco contacto con la educadora social del colegio X; o una integradora de una unidad de tratamiento ambulatorio de las drogodependencias tiene poco que ver con una terapeuta ocupacional de una residencia de personas mayores, porque creen que tratan problemas muy diferentes.
Eso es lo que yo veo, y la razón…me da la impresión que es la invisibilidad de nuestra profesión, que nos absorbe tanto dentro de otros sistemas, que incluso absorbe nuestra identidad profesional.
Lo habitual después de un texto así sería alguna consigna de ánimo a la lucha y a la unión, pero me la voy a reservar por lo menos en esta primera publicación. Reflexionad, comentadme, criticadme…haced uso de vuestras herramientas olvidadas.

¿Trabajo social y sexo?

Llevo varios días intentando “engañar” a una compañera, Trabajadora social, también – con su titulo, por supuesto- para que se anime a escribirnos algo sobre Sexo y Trabajo Social. ¿Porque? Porque es experta y porque ya sabéis que trato siempre de hablar de lo que menos se habla en nuestra profesión o de lo que se habla menos. Y con la intención de tentarla o abrirle un poco el camino me he puesto a buscar información, a ver si yo era capaz de escribir algo interesante sobre el tema, algo de calidad.

Me he encontrado con esto que os voy a copiar ahora. Muy sencillo, no es verso, muy fácil de entender, que ya sabemos que para hacer largas reflexiones, necesitamos investigar y muchas paginas, pero interesante al fin y al cabo.

Fijaos de que forma mas sencilla podemos intervenir.

Formas de actuación desde el Trabajo Social en relación a las enfermedades de trasmisión sexual.

1. INDIVIDUAL

La actuación puede ser de carácter individual, como por ejemplo colgar un cartel en nuestro despacho promoviendo el uso de preservativo, o incluso aconsejando a nuestros Usuarios que revisen periódicamente su salud sexual mediante un especialista. No queremos decir que haya que ir diciendo a todos nuestros usuarios que revisen su salud sexual, pero como el rol de trabajador social nos concede unas informaciones especificas sobre las personas, podemos actuar desde nuestra posición para implicar al usuario con su propia salud. No es descabellado pensar que sin tenemos un usuario que normalmente recurre a las prostitutas, decirle que sería recomendable que se hiciera un chequeo.

2. GRUPAL

También desde un punto de vista más grupal, si nos encontramos trabajando con un colectivo con mas posibilidad de contagio, como pueden ser Jóvenes, trabajadoras sexuales etc. Tenemos que aplicar una intervención más centrada en la prevención de estas enfermedades ya que pueden ser más propensos a contagiar-se o incluso a no tratarse por vergüenza o simple desconocimiento. Desde este punto de actuación podemos informar sobre la naturaleza de estas enfermedades, sus síntomas y como curarlas/prevenirlas. Así nuestra función sería la de control e información.

3. COMUNITARIO

Por otro lado y ya a un nivel más Comunitario, el trabajador social también puede encabezar políticas de prevención, o de recopilación de datos. Gracias a la gestión de organizaciones un trabajador social debe ser capaz de movilizar las fuerzas necesarias para iniciar, por ejemplo una campaña de uso de condón entre las trabajadoras sexuales. O promover la ejecución de políticas de concienciación de la población.

Fuente: http://mural.uv.es/majolco/index6.htm

Ahí queda abierto el camino ¿ Alguien puede y quiere mejorarlo?

 

 

Colaboracion “¿ Practicum o Panicum?”

Hola, me llamo Cesar, y os voy a contar algo cada Lunes alterno.
Trabajo en una Asociacion. Soy Trabajador Social desde hace 10 años.

Cuando se me ofreció esta colaboración entré casi en pánico ¿ De que podía hablar yo? Trabajo en el ámbito de la discapacidad, sería fácil recurrir a ello, y aprovechar para hacer una llamamiento a la marcha #sosdiscapacidad. Ese mismo sentimiento de pánico me hizo recordar mi primer día de practicas.

Allí estaba yo con mis veintiuno, dispuesto a salvar el mundo.

Elegí Servicios Sociales básicos, Madrid capital.

Una hora de presentación, explicaciones, visita guiada por el centro y encierro en el despacho con mi tutora: una trabajadora social que tenia su plaza desde hacía 6 años, Aurora. Era una mujer simpática, entusiasmada con tenerme allí.

Yo asustado. Y ocurrió lo que menos esperaba. Tenia una visita, y el usuario era con una problemática relacionada con el juego.

No quiso que saliera, allí seguía yo sentado dispuesto a aprender, libreta en mano.

La conversación fue muy corta. Aurora le dijo textualmente: No voy a darte dinero. No me expliques nada. Fin.

Me enfadé, me indigne – esa palabra tan “ahora“- y quise irme de allí, de ese lugar inhumano. Esa Trabajadora Social no había sacado su capa de superhéroe, no le había dejado hablar, no había sacado sus folios para seguir un plan de trabajo. Le despachó en 10 segundos. ¿ No estamos aquí para ayudar a la gente?

Aun me resulta graciosa aquella escena. Ahora lo entiendo.

Lo ideal sería que yo ahora explicara aquí porque lo he entendido, porque incluso yo lo he reproducido, pero no voy a hacerlo. Entender qué ocurre es probablemente una de las cosas mas bonitas del Trabajo Social, y el secreto tenéis que descubrirlo vosotros y vosotras. Yo solo quería iniciar “nuestra relación” desde la confianza del “yo pase por allí”

Esto es lo que vais a descubrir vosotros y vosotras, estudiantes, que es a quien primero he querido dirigirme.

Quería contar algo en principio puramente anecdótico. Pero empezar nuestra relación haciéndoos recordar a algunos ese momento y mostrándoos a otros y otras que yo también pasé por aquello. No entendía y me enfadaba.

Partamos de la confianza. Por cierto, de aquel usuario hace ya mucho tiempo se cerró expediente, satisfactoriamente.

¿ Habeis tenido ya vuestro primer dia de practicas?

Comentarios abiertos.

Una mirada a la violencia de genero y la Ley Integral desde el Trabajo Social.

La violencia ejercida contra las mujeres por razón de género es probablemente entre las formas que adopta la violencia una de las más antiguas y sin embargo no ha sido hasta décadas recientes cuando la sociedad y los poderes públicos han puesto el foco de atención sobre este tipo de violencia.  Se ha convertido en un problema de Estado, sacándolo fuera de la esfera  privada,  convirtiendo el problema  de la violencia de genero en algo vinculado a lo publico y lo político, dejando de considerarlo un asunto únicamente  vinculado al ámbito familiar.

Según datos del Ministerio de Sanidad, Igualdad y Servicios Sociales, a fecha 5 de  Julio se habian contabilizado 27 mujeres muertas por violencia de género, de las cuales solo 5 habían denunciado, 4 tenían medidas de protección en vigor y de estas últimas en 3 casos el quebrantamiento de medidas tenia consentimiento de la victima. Este dato supone un incremento con respecto al año pasado aunque bien es cierto que para analizar los datos ha de esperarse al año completo. Por otro lado, el número de denuncias interpuestas ha descendido en los dos últimos trimestre, siendo hasta un 3% menor que el último trimestre de 2012, lo que confirma una tendencia a la baja que expertos no relacionan en ningún caso con un descenso real de casos de violencia de género. Solo 2 mujeres de las 27 fallecidas este año habían denunciado.

El día 9 de Julio la presidenta del Observatorio contra la Violencia domestica y de Género, Inmaculada Montalbán, denuncia “una bolsa oculta de maltrato” en nuestro país que no aflora. Con este dato aboga por la necesidad de conceder ayudas sociales a la victimas sin necesidad de una denuncia previa como establece la Ley, es decir, desvincular la prestación a la denuncia.

Hace menos de dos días el Secretario de Servicios Sociales, Juan Manuel Moreno denunció en unas jornadas “el entorno cobarde de la víctima” pidiendo un mayor grado de implicación a la sociedad contra la violencia de género porque es una batalla que las administraciones no pueden librar solas.

En España contamos desde hace 8 años con una ley de protección integral, sin embargo, presentado este panorama actual, y a grandes rasgos:  es impensable no hacer una reflexión sobre una ley que no parece estar cumpliendo las expectativas. Sin olvidar, que en esta época de crisis económica, los presupuestos destinados a la prevención de violencia de género se han visto reducidos severamente, llegando a un 21,6%

La  cifra de mujeres asesinadas sigue incrementándose y gran parte de los profesionales que trabajan en el ámbito de la violencia de genero lo hacen con frustración mientras vemos estas cifras crecer. Es comprensible que desde muchos ámbitos profesionales se pongan en duda constantemente las leyes promulgadas a fin de erradicar el problema.

Es impensable no hacer hincapié en una mayor prevención, una necesaria sensibilización y un análisis a las bondades que la ley nos ha traído, y a los aspectos que quizás convendrían ser repensados.

Repensando, voy a centrar la critica en tres aspectos que considero importantes en la lucha contra la violencia de genero y que sin embargo no han sido tenidos en cuenta en la Ley. El primero detectado como ciudadana de a pie, y los dos últimos detectados en el ejercicio profesional como Trabajadora social.

1. La nula lucha contra la culpabilización de la victima, muy arraigada aun en la respuesta de la sociedad ante el problema

2. La ausencia de medidas dirigidas a colectivos concretos.

3. La necesidad de desvincular denuncia y ayudas sociales y económicas

Que la Ley de protección integral tiene aspectos que pueden mejorarse es indudable, como indudable es también que la sociedad, -pese a que los esfuerzos no son pocos- no se ha implicado todo lo que debería, quizá mas por desconocimiento que por desinterés.

Si la prevención es básica, la sensibilización desde una óptica adecuada y global lo es mas. Se ha hecho mucho hincapié en, por un lado tratar de explicar  el origen de la violencia poniendo sobre la mesa la desigualdad de genero perpetuada a lo largo de la historia y por otro, influir en esta cuestión fomentando educación en igualdad, incorporando la perspectiva de genero . Se explica el porqué ocurre, pero poco sabe la población del como, de que manera ocurre o del porque algunas victimas no saben qué les ocurre. Se obvia tratar de explicar a la población porqué la victima necesita ayuda.

Una de las ultimas campañas hizo un tímido intento en incidir en este aspecto, nos mostraban las señales, pero siempre desde fuera. Es bueno que los familiares sean capaces de detectar esas señales pero se ha de cambiar la óptica, hemos de dejar de mirar la violencia de genero desde fuera, hemos de ponernos en la mirada de la victima. Hemos de buscar la empatia de la sociedad, no la alarma. Hemos de vigilar e intervenir y para ello debemos tener siempre en cuenta un concepto muy básico y sin embargo poco conocido: la anulación de la victima.

Es frecuente, en cualquier reunión social, oír expresiones como: ¿ Y porque no le deja? o Anda que iba yo a aguantar eso. Es claro, que gran parte de la sociedad no tiene en cuenta este concepto.  Es necesario una labor pedagógica para con el resto de la sociedad.

De igual manera que se consienten, por ejemplo, determinadas actitudes de una persona que está pasando por un proceso de duelo, y somos condescendientes, hemos de explicar a la sociedad, no solo cual es el origen de la violencia, sino como afecta a la victima y que es lo que el resto podemos hacer para ayudar, porque no hay enfoque global y respuesta integral mientras no se implique al resto de la sociedad. De modo que las ultimas declaraciones del Secretario de Servicios Sociales, Juan Manuel Moreno , que ya mencioné, yo las matizaría diciendo que no hay un entorno cobarde, sino ignorante.

Para enfrentar un problema, hemos de saber que problema estamos enfrentando. Un padre, por ejemplo, puede detectar señales de violencia de genero hacia su hija por parte del marido, pero este señor no solo tiene que saber que existe un numero a su disposición, que puede solicitar una orden de alejamiento, etc. sino que además tiene que entender , que si su hija no pide ayuda es porque puede que ya no tenga voluntad para hacerlo, y sabiendo esto es como tiene que implicarse, viendo a la victima, como victima.

Por otro lado desde el ámbito de la intervención social y teniendo en cuenta que los Servicios Sociales básicos son la puerta de entrada de colectivos bien distintos, detecto la ausencia en la ley de medidas dirigidas a colectivos específicos con características peculiares como puede ser mujeres discapacitadas, tercera edad, inmigrantes e incluso mujeres en ámbito rural. Si bien es cierto que con posterioridad a la ley se han ido elaborando planes en los que se recogen distintas medidas en especial atención a  determinados colectivos, era necesario haberlo recogido en la ley de una manera expresa y no dejarlo a la arbitrariedad de los planes adicionales.  De igual manera ocurre con el colectivo homosexual, a quien la ley no ampara de ninguna manera.

También desde el ámbito de la intervención social y al hilo de las ultimas declaraciones de Inmaculada Montalbán seria un acierto desvincular la ayuda de la denuncia, o reformular una ayuda que acompañe a la victima en el proceso que va desde que pide ayuda hasta que finalmente interpone una denuncia, mas allá de los dispositivos de urgencia que ya están funcionando. Sabemos, estadísticamente que tras una intervención de urgencia son muchas las victimas que finalmente no presentan una denuncia. Concretamente desde Servicios sociales y en la practica diaria somos muchos los profesionales que hemos visto limitada nuestra intervención por la rigidez de la vinculación denuncia/ayudas sociales.  No podemos decirle a la victima que duda que solo en caso de denuncia se pone en marcha toda la maquinaria recogida en la Ley, debemos ofrecerle un “punto de apoyo” en forma de ayudas de carácter social o económico mientras se decide a dar un paso, que para las victimas es en verdad una zancada de 1000 metros.

Fuera ya de las tres ideas marcadas al principio, me gustaría poner en relieve una realidad que cada día me preocupa mas como profesional: la excesiva feminización en la intervención y concepción del problema de la violencia de genero.  Se ha cometido y perpetuado el error, de apartar a los hombres de la intervención con mujeres sin darnos cuenta que tanto hombres como mujeres hemos de ser referentes en la lucha contra la desigualdad. Si la mujer puede comprender mejor a otra mujer- argumento que personalmente pongo en duda- el hombre es el mejor referente para mostrar una visión distinta y por ende correctora  de lo masculino. Intentar implicar a los hombres en el proceso parece ser otra de las asignaturas pendientes, tanto para los poderes públicos, como para las asociaciones u organizaciones de mujeres.

A fecha 24 de Noviembre, 42 mujeres han sido asesinadas.

Basta.

M.Carmen A. Medina.

JURAMENTO SERVICIOS SOCIALES

A traves de twitter, @muela91, uno de los actores, nos manda este video.

En esta ocasion si voy a pediros que compartais el video, o bien esta entrada a traves de los botones que teneis abajo.

Enhorabuena a las personas que han creado y participado en el video, y gracias por hacernos participes a los demas.

Dialogos

Uno/a se para a buscar blogs de Trabajo Social y encuentra unos cuantos. No hay mas que hacer una búsqueda simple en Google o el buscador que queráis o hacer uso de los enlaces de esta web

Si se trata de buscar paginas de Trabajo Social también encontramos varias.

Documentación, exactamente igual.

Videos de Trabajo social, otros tantos.

Pero a nadie, y cuando digo nadie quiero decir “buscadlo en Google y veréis que no” se le había ocurrido jugar a ser periodista, y esto de jugar es por el respeto hacia la profesión, no para quitarle merito, hacer entrevistas. Entrevistas que han llamado “Dialogos” y que acaban de inaugurar en el Foro de Todo Trabajo Social

Mi enhorabuena al equipo.

Pinchad en la imagen para acceder al foro.

A %d blogueros les gusta esto: